Blog

22
Oct

Estudio sobre la Formación Bonificada

Según un estudio sobre Formación de Demanda los datos del número de participantes formados en esta iniciativa creció un 11,5% y el de empresas en un 21,1%. Ocho de cada 10 nuevas empresas tenía una plantilla inferior a 5 trabajadores. Por su parte, las tasas de cobertura formativa de las empresas y trabajadores crecieron hasta alcanzar el 33% y el 16% respectivamente.

Según este estudio, más del 70% de las empresas solo realizó formación bonificada y el 75% mantuvo su esfuerzo presupuestario en formación a lo largo del periodo estudiado. El 81% considera que la formación mejoró bastante o mucho la cualificación y desempeño profesional de sus empleados, aunque incide poco o nada en las mejoras salariales y en ascensos en la categoría profesional.

Por su parte, entre el 70% y 80% de trabajadores encuestados indica que la formación bonificada contribuyó a incrementar su empleabilidad. El 64% opina que la formación mejoró bastante o mucho el uso y aprovechamiento de herramientas y tecnologías. Además, el 64% cree que la formación repercutió positivamente en la satisfacción de los Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo clientes y el 56% que ayudó a ampliar su especialización en procesos, productos y servicios.

Respecto a la formación realizada, destacan las temáticas transversales. Según su contenido, se concentraron en materias como “idiomas” (23,7%), “informática de usuario/ofimática” (14,3%) y “prevención de riesgos laborales” (14,3%). El 47% restante se divide en materias como “gestión de recursos humanos”, “legislación y normativa”, “calidad”, etc. Precisamente estas especialidades fueron las que más se incrementaron entre 2010 y 2012 “prevención de riesgos laborales” (77,5%), “Calidad” (47,4%) e “idiomas” (41,2%).

Dentro de los retos y mejoras que podrían abordarse para incrementar la eficacia de esta iniciativa, el equipo evaluador propone: continuar con su difusión, especialmente entre las pymes, redefinir el papel de las entidades organizadoras y apostar por acciones de formación específicas frente a las acciones generalistas y transversales que están realizando en especial las micropymes.

El equipo también recomienda impulsar la participación de colectivos de trabajadores que tienen más dificultades de acceso a la formación, como los jóvenes y los trabajadores temporales y a tiempo parcial. Así mismo, recomienda revisar la utilización de los Permisos Individuales de Formación pues la solicitud de este permiso se ha desplazado del trabajador a la empresa.

Como conclusión, y tras una década de esfuerzos concentrados en la extensión de esta iniciativa entre las empresas y en procesos de verificación y control formales, el equipo evaluador propone reorientarlos a observar la calidad de la formación y su impacto, así como a dar a conocer qué procedimientos se establecen para realizar el seguimiento y control de la formación.

Las conclusiones y recomendaciones de la evaluación de esta iniciativa, se tendrán en cuenta en la formulación del nuevo modelo de formación.

Dejar una respuesta