Blog

15
Ene

Las diez tecnologías emergentes de 2017

Desde hace algún tiempo, el Foro Económico de Davos viene prestando atención a los procesos asociados a la 4ª revolución industrial y las tecnologías disruptivas que van a cambiar las formas de trabajo, consumo, ahorro, relaciones sociales, en fin, de la vida en un horizonte no muy lejano. Algunas de esas tecnologías ya están, aquí entre nosotros.

Un interesante artículo de Oliver Cann, Director de Contenido de Medios en el Foro de Davos, “These are the top 10 emerging technologies of 2017”, nos puede servir para orientar esta primera incursión, como colaborador de AENOA, exponiendo las características de las diez principales tecnologías emergentes en 2017.

Las tecnologías que se mencionan en dicho artículo fueron elegidas por la Red de expertos y los Consejos de Futuro Global del Foro de Davos en colaboración con la revista Scientific American y su equipo de asesores por su potencial para la mejora de la vida humana, transformar las industrias y salvaguardar el planeta. Además, estas tecnologías deben alcanzar un nivel de madurez para su plena adopción en los próximos 3-5 años.

El interés por conocer estas nuevas tecnologías y su impacto sobre las economías y sociedades reside en las oportunidades que están asociadas a las mismas, nunca antes vistas. Por ello, las instituciones públicas y privadas a nivel mundial deben desarrollar políticas adecuadas, protocolos y colaboraciones que permitan que tales innovaciones contribuyan a un futuro mejor, evitando los riesgos inherentes.

De acuerdo con lo expuesto, las 10 tecnologías que configuran la lista son las siguientes:

  1. Biopsia líquida.

Las biopsias líquidas pueden suponer un gran paso adelante en la lucha contra el cáncer. Son una alternativa a las técnicas tradicionales de biopsia cuando estas no pueden actuar, e igualmente, proporcionan un amplio espectro de información en comparación con las muestras obtenidas tradicionalmente. Por otra parte, gracias a estas nuevas tecnologías, el material genético que se desprende de las células cancerosas a la corriente sanguínea, puede ser localizado más rápido que con otros procedimientos.

  1. La cosecha de agua a partir del aire

La capacidad para extraer agua limpia del aire no es una nueva tecnología, pero los procedimientos actuales exigen alta humedad y una gran cantidad de electricidad. Esto está cambiando. Un equipo del MIT y la Universidad de California, Berkeley ha realizado pruebas con éxito de un proceso basado en cristales porosos que convierten el aire en agua sin usar energía.

  1. Aprendizaje profundo para tareas visuales

Los ordenadores han empezado a reconocer imágenes mejor que los humanos. Gracias al aprendizaje profundo, un campo emergente de la inteligencia artificial, las tecnologías de visión de los ordenadores se están utilizando cada vez más para aplicaciones tan diversas como la conducción de vehículos autónomos, diagnósticos médicos, evaluación de daños en compañías de seguros y control de los niveles de agua y las cosechas, entre otros.

  1. Fuel líquido a partir de la luz del sol

¿Se puede crear un proceso artificial de fotosíntesis para generar y almacenar energía? La respuesta se encuentra en el uso de catalizadores activados por medio de la luz solar que dividan las moléculas del agua en agua e hidrógeno y utilizar el hidrógeno para convertir el CO2 en hidrocarburos.  Tal sistema cerrado, en el que el CO2 que se emite por combustión se transforma en fuel en vez de ser lanzado a la atmósfera, podría ser clave para las industrias solares y eólicas.

  1. El Atlas del ser humano

El Atlas Humano es un proyecto de colaboración internacional dirigido a descifrar el cuerpo humano, lanzado en octubre de 2016. El proyecto, que recibió el apoyo de la Iniciativa Chan Zuckerberg trata de identificar y conocer cada tipo de célula de cada tejido; qué genes, proteínas y otras moléculas están activas en cada tipo de célula y los procesos que controlan esa actividad; donde se sitúan las células exactamente; cómo las células interactúan unas con otras, y que ocurre al funcionamiento del cuerpo cuando los aspectos genéticos de las células comienzan a cambiar. El producto final será un instrumento de gran valor para personalizar los cuidados de la salud.

  1. Agricultura de precisión

La 4ª revolución industrial está ofreciendo a los agricultores una serie de instrumentos para aumentar sus cosechas y la calidad de las mismas, mientras se reduce el consumo de agua y productos químicos. Sensores, robots, GPS, instrumentos de mapeo, software de análisis de datos, se utilizan ya para adaptar el cuidado de las plantas a sus necesidades. Mientras que la posibilidad de emplear drones para evaluar la salud de las plantas en tiempo real ya está al alcance de la mayor parte de los agricultores de todo el mundo, las tecnologías de bajo nivel también funcionan, como los sistemas de control basados en la energía solar y los teléfonos móviles.

  1. Catalizadores asequibles para los vehículos verdes

Los avances en las tecnologías de emisión de cero contaminantes se han visto limitados por el alto precio de los catalizadores que contienen platino. Los esfuerzos tecnológicos van dirigidos a reducir el uso de este mineral costoso y escaso, y así los últimos desarrollos van en la línea de apostar por catalizadores que no usan platino y en algunos casos, ningún tipo de metales.

  1. Vacunas genómicas

Las vacunas basadas en genes son superiores a las convencionales por una serie de razones.  Son más fáciles y rápidas de producir, lo que resulta vital en momentos de epidemias. La producción de material genómico puede ser más simple y económico que con las proteínas contenidas en células. Permite además una rápida adaptación a las mutaciones patógenas y también facilita a los científicos identificar personas que resisten a un patógeno, aislar los anticuerpos que permiten la protección y diseñar una secuencia genómica que lleve a las células de todas las personas a producir tales anticuerpos.

  1. Diseño sostenible de comunidades

La aplicación de la construcción ecológica a múltiples edificios a la vez tiene el potencial para revolucionar la cantidad de energía y agua que se consume. Enviar energía solar a un dispositivo encargado de reducir el consumo de energía podría reducir este a la mitad y las emisiones de carbono a cero, de acuerdo con un proyecto en desarrollo en la actualidad en la Universidad de California, Berkeley. Mientras tanto, un proyecto similar pretende rediseñar los sistemas de tratamiento de aguas para que el agua que se desperdicia de las duchas y baños sea tratada en su lugar y reutilizada, y el agua de lluvia, a su vez, dirigida a baños y duchas, para reducir la demanda de agua potable en un 70%.

  1. Informática cuántica

El potencial prácticamente ilimitado de los ordenadores cuánticos no se ha probado aún por su elevado coste de construcción, lo que explica que actualmente aún se utilicen de forma alternativa los superordenadores. Sin embargo en 2016 IBM facilitó el acceso al primer ordenador cuántico del mundo en la nube.  Hasta la fecha, más de 20 trabajos académicos se han publicado utilizando este instrumento y más de 50 start-ups y grandes empresas del mundo están centradas en esta tecnología.

La revisión de este decálogo plantea, desde el punto de vista de la formación, las cualificaciones y el empleo, una cuestión fundamental. Se trata de tecnologías que ya están en aplicación en 2017. Nada que ver con el futurismo. ¿Están los sistemas de educación y formación preparados para cualificar el mercado laboral en función de las necesidades de las tecnologías y las empresas? Sin duda, un tema que da para futuras colaboraciones.

 

Artículo redactado por Elías Amor, presidente de AFEMCUAL, Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones.

Dejar una respuesta