Blog

12
Nov

La formación, un reto actual para el sector bancario y financiero.

El sector bancario y financiero español ha tenido que reformularse y reconvertirse en los últimos años debido a la reciente crisis económica y los bajos tipos de interés del mercado.

No obstante, la mejora de la coyuntura económica, los menores costes del pasivo, la mejora de la morosidad, el aumento de ingresos por comisiones y la disminución de costes están permitiendo volver a que el sector presente resultados positivos de rentabilidad. Según la información proporcionada por la Asociación Española de la Banca, el resultado creció en 2017 un 5,1%.

La mejora de la economía española augura para los próximos años un crecimiento estable. La morosidad del sistema financiero español, según datos del Banco de España cerró 2017 en un 7,8%, el más bajo de los últimos seis años.

Todo esto hace que en la actualidad las entidades de depósito de España están más capitalizadas y poseen un mayor grado de solvencia, lo cual hace que la actividad bancaria tiende a normalizarse. En el pasado ejercicio las operaciones de crédito crecieron un 16% para las familias y un 8% para las pymes.

Estos cambios están influyendo en una reconversión de los perfiles laborales de las entidades de crédito, los factores que influyen en ello son la llegada de las nuevas tecnologías, el endurecimiento de las líneas de crédito o las nuevas relaciones entre la Banca y la Empresa.

 

DESAFÍOS DEL SECTOR

En los últimos años la Banca ha tenido que afrontar desafíos importantes, la mayoría de ellos todavía en vigor. Los principales retos que tiene el sector son:

  • Los tipos de interés seguirán siendo bajos lo que limita el margen de intermediación en las operaciones de activo, no obstante se prevé que el Banco Central Europeo tienda a modificar la política monetaria en los próximos años.
  • La gestión de activos improductivos como por ejemplo los relacionados con el sector inmobiliario, que hacen frenar la rentabilidad del sector.
  • La abrumadora normativa regulatoria que está acometiendo el sector, lo que implica una gran inversión en formación.
  • Las nuevas tecnología suponen otro desafió para la banca, aunque al mismo tiempo constituye una gran oportunidad para las entidades que digitalicen sus servicios.
  • Por último está el reto de mejorar la confianza con los clientes, para ello es necesaria la transparencia y mejorar el servicio.

En este nuevo escenario, los bancos deben atender las demandas de los clientes, utilizar la tecnología para ser más eficientes y ofrecer mejores servicios. Se trata de un cambio total de procesos y cultura para lo cual hay que adquirir nuevas habilidades y cambiar la forma de actuar y pensar.

Las entidades tradicionales también han de conseguir que los clientes vuelvan a confiar en ellas, ya que el valor añadido de la relación directa y personal es lo que las distingue de los competidores digitales.

En definitiva, a pesar de estos retos, las favorables condiciones económicas de los próximos años y la utilización de las nuevas tecnologías suponen un gran atractivo para el futuro próximo del sector. De hecho Standard & Poors cree que la mayoría de las entidades bancarias españolas ofrecen buenas perspectivas de crecimiento.

 

LA FORMACIÓN, CLAVE EN LA RECONVERSIÓN BANCARIA.

La formación de profesionales de banca y finanzas en el Sistema Educativo está bien atendida en cuanto a titulaciones universitarias y de Formación Profesional. Además existen muchos masters de postgrado que especializan a los nuevos trabajadores, los cuales se imparten en las Escuelas de Negocios principalmente. Algunos de estos másters son:

  • Máster en Auditoría y Contabilidad.
  • Máster en Dirección Financiera.
  • Máster en Asesoría Financiera.
  • Máster en Banca y Finanzas.
  • Máster en Economía Internacional.
  • Máster en Dirección y Gestión Contable.
  • Etc.

Según un estudio realizado por el Centro de Estudios Financieros, los perfiles profesionales más demandados por el sector, junto con la formación requerida por ellos son los que se muestran en la siguiente tabla:

formacion banca aenoa

En el sector bancario la necesidad de formación es esencial, una formación que abarque desde los aspectos técnicos del negocio hasta las habilidades sociales de los empleados. Los bancos españoles, conscientes de ello están trabajando en esta formación desde hace años, registrando un crecimiento anual del 5,4% (8,4 en 2017).

Las áreas principales de actuación en formación son:

banca formacion aenoa

Hay que destacar la transformación digital y el uso de las nuevas tecnologías en los procesos internos de la banca, los productos financieros y el trato con el cliente. En este aspecto la capacitación de los empleados tiene un papel fundamental. La transformación digital está presionando a los bancos a formar nuevos talentos.

La formación no es fácil de compatibilizar con los horarios de trabajo y la vida familiar, por ello están surgiendo nuevos métodos como la gamificación y el uso de aplicaciones móviles, que son una solución atractiva y eficaz para los empleados.

Un ejemplo de la necesidad de formación en nuevas normativas es la entrada en vigor en 2018 de la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros (MIFID), que regula un mercado único en la U.E, la cual ha obligado a las entidades bancarias a modificar las relaciones con los clientes para ofrecer productos y servicios. Esto debe realizarse de ahora en adelante en relación con el perfil de riesgo y características del clientes. Para ello es necesaria una formación determinada.

Los empleados que tengan relaciones con los clientes deben acreditar que poseen los conocimientos necesarios para desarrollar esa actividad, aparte de demostrar una experiencia profesional mínima de seis meses en la materia.

La mayoría de los bancos no han llevado a cabo la formación en solitario, llegando a acuerdos con centros formativos externos. Las acciones formativas según la CNMV están estipuladas en 80 horas para los trabajadores que informan de los productos que ofrece la entidad y de 150 horas si además asesoran. Estas acciones pueden impartirse de forma presencial u online. Además de la formación inicial es necesaria una formación continuada de 20 u 30 horas al año.

En definitiva, la formación continua es vital en el sector, pudiéndose impartir por centros de estudios especializados en la materia, ya sea en forma de cursos puntuales de reciclaje o de másters de mayor duración.

En el siguiente cuadro se exponen algunos cursos interesantes para ofrecer a los trabajadores del sector:

  • Productos bancarios: activo y pasivo
  • Banca personal y privada: mejores prácticas comerciales
  • Banca de empresas: mejores prácticas comerciales
  • Análisis del riesgo crediticio con particulares y comercios
  • Riesgo crediticio y Ley Concursal
  • Análisis del riesgo crediticio con pymes
  • Análisis del riesgo de crédito con empresas
  • Seguimiento del riesgo y prevención de la morosidad
  • Fondos de inversión
  • Carteras de valores
  • Máster en Gestión Financiera
  • Curso Monográfico sobre Prevención de Blanqueo de Capitales en el Sector Financiero
  • Máster en Finanzas y Dirección Financiera de Empresas
  • Programa de Experto en Asesoría Financiera y Gestión Patrimonial
  • Curso Avanzado de Excel para Financieros
  • Experto Online en Mercados financieros
  • Curso de Consultor SAP Financiera & Tesorería
  • Estrategias de Servicios: Calidad y Orientación al Cliente

 

Dejar una respuesta