Blog

3
Dic

PAGOS Y CONTABILIZACIÓN DE LA FORMACIÓN DE DEMANDA

PAGOS Y CONTABILIZACIÓN DE LA FORMACIÓN DE DEMANDA

Las empresas y entidades organizadoras deben conservar los justificantes de pagos correspondientes a los costes realizados y declarados en la aplicación informática de la Fundación Tripartita. La acreditación del pago podrá realizarse mediante los extractos bancarios correspondientes a los grupos bonificados y demás documentos de valor probatorio equivalente con validez en el tráfico mercantil para aquellos casos en los que los pagos se hubiesen realizado por caja. Los pagos correspondientes a la actividad formativa bonificada deben estar realizados antes del último día hábil para la presentación del boletín de cotización del mes de diciembre del ejercicio económico que corresponda.

Todos los gastos de ejecución de las acciones formativas y permisos individuales de formación, así como las bonificaciones que se apliquen, deben quedar identificados en cuenta separada o epígrafe específico de la contabilidad bajo la denominación «formación profesional para el empleo». La empresa debe disponer de libros contables, registros diligenciados y demás documentos debidamente auditados en los términos exigidos por la legislación mercantil.

En el caso de imputación de costes internos (personal, amortización,…) para justificar la actividad formativa bonificada, no será necesaria su contabilización en una cuenta contable diferente a la utilizada de forma habitual por la empresa para contabilizar los gastos de personal. No obstante, se deberá elaborar una memoria justificativa que correlacione los costes de personal interno imputados con su contabilización.

El coste que la empresa soporta para el nacimiento del crédito formativo nace del concepto de “Formación profesional: 0,60%”, que es soportado íntegramente por la empresa Es en este punto donde la empresa ha de dilucidar qué es lo que le supone este crédito:

•No se usa el crédito formativo: No realizaríamos ningún apunte extra. La empresa soporta el gasto como más importe de los seguros sociales.

En general, la empresa paga la seguridad social, y contabiliza tal pago como un gasto, se use o no el crédito formativo. Estos gastos mensuales, dan lugar a un nuevo crédito formativo, que el trabajador puede usar para formarse, y la empresa puede aprovechar internamente para realizar acciones formativas. La factura será bonificada a través de una deducción en los seguros sociales, que desde el punto de vista contable sí que debería tener reflejo.

La consideración de esta bonificación no está directamente relacionada con una corriente real de ingresos para la sociedad; aunque su dinámica se asemeja mucho al funcionamiento de una subvención, en tanto en cuanto, presentamos facturas de gastos para contraponer un ingreso recibido para un determinado fin, que en este caso sería la formación. Pero no hay un ingreso real, como sí sucede en la obtención de una subvención.

La obtención de estas bonificaciones puede contabilizarse como una minoración del gasto por seguridad social:

Opción 1.- Minoramos en los seguros sociales del mes de aplicación de la bonificación.
Opción 2.- Consideramos la bonificación como otro gasto social, deduciéndolo de los seguros sociales del o los meses afectados por el crédito formativo.
Opción 3.- Creamos cuenta de ingreso por el importe de la factura de la formación.

Dado su carácter específico , es posible crear una cuenta contable en el subgrupo 74 «Subvenciones a la explotación», que se podría denominar y numerar como «Ingresos por formación en el empleo». En cuentas del subgrupo 75 «Otros Ingresos de Gestión».

Dejar una respuesta