Blog

26
Sep

Permisos para certificados de profesionalidad y procesos de evaluación

Permisos para certificados de profesionalidad y procesos de evaluación

Se conceden permisos a los trabajadores para que se sometan a procesos de evaluación y acreditación de las competencias profesionales adquiridas mediante experiencia laboral o educación no formal. Los órganos autorizados a programar, gestionar y supervisar esta iniciativa son el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el SEPE, con asistencia técnica de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, y las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Los desocupados pueden participar en programas de formación de oferta, pueden solicitar ayudas para gastos de viaje, alojamiento y manutención. También tienen derecho a solicitar otras ayudas para conciliación de la vida laboral y familiar, en particular en aquellos casos en que los desempleados tengan personas a su cargo. Los grupos prioritarios de estos planes son las mujeres, las personas con discapacidad, las personas mayores de 45 años, personas con baja cualificación menores de 30 años y los desempleados de larga duración.

La financiación de la formación profesional para el empleo proceden de las cuotas que cobra la Seguridad Social, a las que se suma la contribución del Fondo Social Europeo y del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). En 2012, el presupuesto para todo el sistema alcanzó 2.154,9 millones de euros. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social realiza cada año la asignación de recursos y determina la forma de distribución del presupuesto entre los distintos niveles de gestión e iniciativas de formación. El reparto de la financiación de las iniciativas de formación de nivel regional se realiza en la Comisión Sectorial de Asuntos Laborales, en la que están representados los gobiernos autonómicos y central. Este reparto se publica en el boletín Oficial del Estado.

En 2012 se creó incentivos para las personas a través de instrumentos normativos como la “cuenta formación”, asociada al número de afiliación de la Seguridad Social, pero aún no se ha aplicado. Entre las nuevas medidas de la reforma laboral se encuentra la regulación de los “Contratos para la formación y el aprendizaje”, destinados a las personas desempleadas mayores de 16 años y menores de 25 (incluso de 30 años, hasta que la tasa de desempleo descienda por debajo del15%) que carecen de cualificaciones profesionales (concedidas por las autoridades laborales o educativas), los cuales deben realizar un período de formación y prácticas en la empresa.

Los Centros para impartir la formación durante el contrato deben estar acreditados oficialmente. No obstante, estos trabajadores pueden recibir formación basada en Certificados de Profesionalidad y Títulos de FP, dentro de la propia empresa, si ésta cumple con los requisitos para ser acreditada como centro de formación, lo cual permite al trabajador obtener la acreditación de la formación recibida, sin perjuicio de tener que realizar, en su caso, períodos complementarios de formación en los centros acreditados antes mencionados.

Dejar una respuesta