Blog

8
Nov

SE PONEN LOS CIMIENTOS PARA LA FORMACIÓN DUAL

SE PONEN LOS CIMIENTOS PARA LA FORMACIÓN DUAL

La primera parte del texto, la del contrato para la formación y el aprendiza, elaborado por el Ministerio de Empleo, regula un modelo alternativo a la educación reglada, que compatibiliza la formación con el trabajo, de manera que permite que un trabajador sin título pueda convalidar sus conocimientos con créditos de módulos de Formación Profesional de grado medio o superior. La segunda parte, inspirada en el modelo alemán y desarrollada por el Ministerio de Educación, establece las bases de la Formación Profesional Dual en el sistema educativo, combinando los procesos de enseñanza y aprendizaje en la empresa y en el centro de formación. En este caso, serán las administraciones educativas autonómicas las encargadas de firmar convenios con las empresas donde los alumnos reciban formación práctica y remunerada.

Entre las principales novedades del Contrato para la Formación y el Aprendizaje, incluido con la Reforma Laboral y desarrollado a través de este decreto, se establece que éste debe formalizarse por escrito y tendrá una duración mínima de un año y máxima tres, pues más allá de este plazo el contrato deberá ser indefinido ordinario. Sólo hay una posibilidad de que sea de seis meses, si así lo pacta el convenio colectivo.

Este modelo contractual está orientado para los trabajadores entre los 16 y 30 años, debido a que la tasa de paro es muy alta entre este colectivo. El tiempo para la formación es un mínimo del 25% de la jornada laboral en el primer año y en los siguientes será del 15%. Los centros donde podrán recibir la formación son, indistintamente, los 6.000 de Formación Profesional, los 7.000 del sistema educativo o bien en la propia empresa, si tiene un centro homologado con los servicios de empleo estatales.

El proceso formativo puede ser tanto presencial como telemático y las empresas tienen que nombrar a un tutor que se haga responsable del itinerario formativo del trabajador dentro de la compañía. Además, en las empresas de menos de 250 trabajadores, el Estado bonifica el cien por cien de las cuotas a la Seguridad Social y en el caso de que sean empresas con más de 250 trabajadores, se bonificará el 85%. Cuando el trabajador termine este tipo de contrato y siga en la empresa con uno indefinido, seguirá bonificado el contrato por la Seguridad Social, de tal manera que se pagará 1.500 euros anuales durante los tres primeros años de contrato indefinido; cuando se trate de una mujer, esta cantidad asciende a 1.800 euros anuales.

Dejar una respuesta